Si estás buscando mejorar el trabajo en equipo de tus empleados, hay un término que debes conocer, y es el de «metodologías Agile». Es posible que no hayas escuchado nada sobre este termino antes, pero en los últimos años se ha convertido en una gran tendencia en el mundo empresarial. Surgió en 2001 tras la reunión en la que Kent Beck, un ingeniero de software Estados Unidos, citó a varios expertos del sector para discutir acerca de los procesos de desarrollo del software.

En este encuentro, redactaron el Manifiesto Agile, y en él se proponían alternativas a los procesos de desarrollo y gestión habituales, ya que estos solían ser muy rígidos y estrictos. En contraposición, las metodologías ágiles afirmaban que las personas están por encima de los procesos, y que son estos últimos los que deben adaptarse las personas, y no al contrario. Por eso mismo, desde Teaming Labs te explicaremos qué es esta metodología, y sus aplicaciones en la gestión de equipos.

¿Qué es la metodología Agile y para qué sirve?

Las metodologías Agile son procesos mediante los cuales los equipos pueden gestionar los proyectos dividiéndolos en pequeñas fases y que se basan en la constante colaboración de las personas involucradas. De hecho, uno de los principios del manifiesto es que la información se transmite mejor cara a cara, por lo que las reuniones del equipo cobran una vital importancia. Así mismo, estos métodos ayudan a los equipos a ofrecer respuestas rápidas a las situaciones que se dan durante los proyectos, y favorecen que el resultado final sea de calidad.

Las metodologías Agile ponen a los individuos por encima de los procesos

Además, estas metodologías están pensadas para motivar a los individuos, ya que esa es la clave para crear un ambiente de confianza en el que la creatividad fluya. Y la colaboración del cliente es también importante, puesto que cada proceso debe comenzar con el cliente explicando de forma detallada cómo quiere que sea el producto final, y qué problemas debe solucionar. De esta forma, el equipo puede reunirse (todas las veces que haga falta) para desarrollar un producto de calidad que cumpla con las expectativas. La continua colaboración entre equipo y cliente es esencial para la toma de decisiones y el desarrollo del proyecto.

Algunos tipos de metodologías Agile centradas en el trabajo en equipo

Scrum

Esta metodología es una de las más conocidas, e implica reuniones diarias del equipo para discutir sobre el proceso y cambiar lo que sea necesario. Es más, habrá distintos tipos de reuniones con propósitos diferentes: planificar el proyecto, revisar cómo se está gestionando, o reflexionar sobre las modificaciones que son necesarias. El proyecto se divide en pequeñas etapas que ayuda a identificar los retos rápidamente, y agiliza su solución. En este proceso, hay un líder cuya función es eliminar los obstáculos y asesorar al equipo para que puedan llevar a cabo su trabajo con eficacia. Aquí, el trabajo en equipo es fundamental para completar el proyecto de forma satisfactoria.

Extreme Programming XP

En este caso, los procesos pueden cambiar por completo según sus propias necesidades y su propósito (además de entregar un producto de calidad adaptado a las necesidades del cliente) es el de favorecer la relación entre cliente y empleados. Con el Extreme Programming XP, las relaciones entre empleados también se motivan, ya que se suele trabajar en parejas y se busca el trabajo en equipo. Como en todos los procesos Agile, la comunicación en fundamental para que tanto empleados como cliente acaben satisfechos.

Kanban

Este tipo de metodología se basa en lo visual, y el equipo crea un esquema, diagrama o, en general, una representación física del proyecto, sus tareas y todo lo que este conlleva. Las tareas se pueden mover entre las diferentes fases, según las necesidades del proyecto. De hecho, todos los miembros del equipo tienen disponible esta representación visual del proyecto para que las tareas se repartan de forma eficaz y ninguna de ellas se olvide. Así, el trabajo en equipo es mucho más eficiente que con las metodologías habituales.

 Extreme Programming XP, Kanban y Scrum son metodologías que fomentan el trabajo en equipo.

Sus beneficios para la gestión de equipos y personas

Además de todos los beneficios que conllevan las metodologías Agile para la entrega de productos de calidad que satisfagan al cliente, estos procesos se basan fundamentalmente en el trabajo en equipo. Con ellos, los empleados deben trabajar hombro con hombro durante todo el desarrollo, y cada uno asume las tareas según sus habilidades. El continuo feedback entre ellos, y también con el cliente, favorece que el producto final sea el esperado. Asimismo, al dividir los proyectos en pequeñas etapas y tareas, se favorece la creatividad y productividad del empleado y da a cada uno un propósito. Cada miembro del equipo es importante, y fundamental para el resultado final.
Si quieres conocer nuevas herramientas para conseguir equipos más eficientes te proponemos SYNERGYK, nuestra experiencia de gamificación que fomenta el trabajo en equipo.