Si hay algo que todos los juegos de gamificación tienen en común, es la motivación. Cuando juegas a algo, ya sea al parchís, al fútbol o a algún videojuego, siempre hay algo que quieres conseguir. Y para ello, te esfuerzas en obtener las recompensas, subir niveles, entrenar tus habilidades, y mucho más. Así qué, ¿por qué no aplicar el concepto de juego a otras situaciones en los que los juegos no tienen nada que ver? Si te parece una buena idea, entonces te interesará el término del que hablaremos en este artículo: La Gamificación.

¿En qué consiste la gamificación?

La gamificación, también conocida como ludificación, es una estrategia que usa las mecánicas y dinámicas de los juegos en ambientes y entornos ajenos a estos. Por ejemplo, en la educación, en las empresas, y prácticamente en cualquier ámbito al que quieras aplicarlo. Las mecánicas que se pueden aplicar son las comunes en los juegos tradicionales y los más modernos. Entre ellas, podemos encontrar coleccionar objetos superando retos o tareas, obtener puntos al completarlas, subir de nivel en un ranking o tener distintos rangos o títulos según la progresión .

La gamificación aplica las mecánicas de los juegos a otras situaciones

Todas estas mecánicas ayudan a que las personas se sientan motivadas, y que por lo tanto, se impliquen de forma más directa en la actividad que estén realizando. De hecho, esto se consigue ya que, por naturaleza estamos programados para querer recompensas y ser competitivos.

Y como decíamos, se puede gamificar prácticamente todo. En este hilo de Twitter, el usuario Dani Sánchez-Crespo explica una forma de gamificar las interacciones en los parques de atracciones. Por otro lado, en el ámbito del deporte, existe una aplicación que ayuda a los que salen a correr a sentirse más motivados para hacerlo. Hablamos de «Zombies, Run!», y con ella, tendrás que salir y correr a por suministros, ¡mientras te persiguen los no muertos! Y como último ejemplo, Duolingo ha conseguido de forma eficaz que el aprendizaje de idiomas sea como un juego, de hecho se ha convertido en uno de los productos más representativos de la gamificación.

Las ventajas de la gamificación

Gamificar cualquier actividad supone varias ventajas, y la primera de ellas es que hace la actividad mucho más interesante. Cualquier situación que normalmente es aburrida y haces por obligación (como salir a correr o esperar colas) se convierte en algo divertido que ya no cuesta tanto. Esto se debe a que al hacerlo, recibirás recompensas, cumplirás objetivos, subirás de nivel, etc. Además, con las actividades en equipo, se fomenta la cooperación y el compañerismo. Así mismo, obliga a mantener una comunicación, por lo que también se adquieren habilidades sociales y desarrolla la confianza entre los participantes.

Por otro lado, consigues fidelizar a los ususarios. Con Duolingo, por ejemplo, hay que conectarse a diario para alcanzar metas y conseguir recompensas. De esta forma, motivas al usuario a seguir usando la aplicación. Y, otra de sus ventajas, entre las muchas que tiene, es que también te ayuda a guiar la experiencia.

Como muestra, el Warner Bros. Studio Tour London de Harry Potter te da un pasaporte nada más entrar. En él, hay una serie de objetos que debes encontrar y varias páginas que debes sellar en cada zona. Así, el parque te «obliga» sin que te des cuenta a hacer todo el recorrido y a prestar atención a las exposiciones. Como podemos ver la gamificación nos permite adpatar los procesos hasta para conseguir hitos de marketing.

Duolingo o Zombies, Run! son ejemplos de gamificación de actividades normalmente aburridas.

La gamificación de eventos

Y no paramos de repetirlo, pero así es, se puede gamificar casi todo. Así que, por supuesto, los eventos no podrían ser menos. Es más, es una técnica perfecta para evitar que estos sean repetitivos y conseguir que los asistentes se lleven un buen recuerdo. Puedes tomar el ejemplo del Tour de Harry Potter, y hacer que los asistentes tengan que recolectar sellos o recompensas en cada área del evento. O, pon photocalls y anima a los asistentes a subir las fotos a las redes sociales con un hashtag determinado. La mejor foto se lleva un premio, y tu evento se lleva promoción en las redes.

De hecho, el proceso de gamificación puede empezar incluso antes del evento. ¿Por qué no escondes pistas en la página web, y ofreces una entrada gratuita a quien las encuentre todas? Con esto, conseguirás visitas en la web, y sobre todo, que se hable de ello. La gamificación de eventos una manera perfecta de conseguir dar una buena impresión a los asistentes, mantenerlo entretenidos, y ganarte su confianza para que quieran repetir.

La gamificación según Teaming Labs

En Teaming Labs nos especializamos en lograr objetivos a través de experiencias de juego, es decir, creamos juegos (en cualquier formato) para tocar temas específicos de una forma entretenida. Concretamente, nos hemos especializado en juegos portátiles para eventos corporativos ya que es una situación ideal para disfrutar de un juego junto con otras personas.

Según nuestra visión, en los últimos años el mundo del juego y el videojuego ha crecido mucho y se han hecho avances tecnológicos, pero también creativos, que se pueden aprovechar y exportar a otros entornos. Nuestro objetivo es hacer esa exportación creando experiencias únicas que sean divertidas, pero sobre todo útiles.No te pierdas nuestra web para saber más sobre Teaming Labs y lo que hacemos. Y si quieres que te ayudemos a gamificar tu evento, ¡contacta con nosotros!